martes, 24 de julio de 2012

Entrega



ENTREGA

Te enredaste en mis labios
como un velo sutil
que me fue envolviendo
el cuerpo y el alma
filtrando suavemente
esa esencia tuya
que sublima la piel
y atiza la
pasión indómita
de un beso
me abandoné
en tus brazos
me sublimé
en tus labios
de grana
encendida
y me entregué
a tu carne
enardecida
hasta perder
la conciencia
amada mía.

Bernal  Vargas

1 comentario:

Eileen Ovalle dijo...

Ummm yo también pierdo la conciencia cuando te leo!