lunes, 15 de octubre de 2012

Séptimo cielo



SÉPTIMO CIELO


Ay pasión

que te desatas

al borde de sus aureolas...

si tan solo pudiera

asentar mi boca

en sus áureas corolas...

y entregarle mis locuras

sabría ella de mis afanes...

que se destilan

como brebaje embriagante

en medio de mis deseos...

y sublima mis pasiones

enviándome al séptimo cielo

de su cintura desnuda...

y a su ombligo

dulce caverna mágica

que se pliega sobre mi pecho

y me arranca mil suspiros…

me abandono a sus delirios

vivo y muero

en sus desnudos muslos…

que recorro palmo a palmo

con mis labios seducidos…

por sus enrojecidas carnes

sus ojos trashumantes

y su pecho delirante.


Bernal Vargas.

1 comentario:

Valeriano González Alfonso dijo...

Poema delicado con matices eróticos donde prevalece la sensualidad por la caricia, es un poema donde asoma el aroma puro del cuerpo presto hacia el amor. Es bonito de leer. Enhorabuena. Un fuerte abrazo.