lunes, 6 de febrero de 2012

Consuelo

CONSUELO


Llevo un dolor en el alma,
déjame disiparlo en tu pecho.

Inmolarlo en tu piel sagrada,
de doncella emancipada.

Permíteme olvidar esta pena,
en tus labios de grana.

Quiero fluir entre tus brazos,
y así terminar con este sufrimiento.

Ceñido a tu carne estampada
de castidades, de claveles rojos,
y de fuegos arrebolados.

Te amaré entre los velos,
los muros y las cornisas de tu templo,
en silencio como atrapando el tiempo.

Y así tu piel será mi desvelo,
y tu aliento mi consuelo.


Bernal Vargas.

2 comentarios:

carmen castillo dijo...

QUE HERMOSO ES LEER TUS POEMAS ALIMENTO MI ALMA CON TANTAS BELLAS PALABRAS Y MEDAN FUERZAS PARA SEGUIR MI CAMINO QUE EN ESTOS MOMENTOS HAY DOLOR DE UN DESAMOR

salvadorpliego dijo...

Bien por esta inspiración, poeta. Un gran abrazo.