martes, 5 de junio de 2012

Metamorfosis


METAMORFOSIS


La vida nos da
la dicha y la pena
vienen juntas
son las dos caras
de una misma moneda
la dicha es efímera
como un hálito divino
volátil, pasajera
la pena deja huellas
y perdura en el tiempo
de vez en cuando el alba
en su ejercicio milenario
de disipar las sombras
se acuerda de borrar
algunos de esos días obscuros
que nublan el alma
y como velero
que arría sus velas
para escampar
de la tormenta
podemos tener paz
en medio del dolor
y así vamos todos juntos
caminamos impávidos
aceptando el resquemor
que causan los días aciagos
que pasan sin pasar
y queman la existencia
victimas de una sentencia inexorable 
somos convictos del tiempo
enherbolamos la bandera
inicua del dolor
esperando el destino final
la metamorfosis
que nos dará las alas
para echar a volar.


Bernal Vargas

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Que bella entrega has hecho, agradecida de leerte y plena de lo que he leido, comparto tu sentimiento en esta hermosa poesía, la textura simple y profunda de tu poema me ha conmovido. Gracias Amigo y mis felicitaciones!

ester laborde dijo...

gracias bernal precioso, ester

poeta javier poveda guido dijo...

DOS CARAS DE LA MISMA MONEDA, DEMUESTRAN QUE TODO EN LA VIDA TIENE SU PRO Y CONTRA SU DIALÉCTICA DE MOVIMIENTO PAR DAR OTRA NUEVA FORMA DE SEGUIR LA RUTA A LO DESCONOCIDO Y ESTÁ ES LA METAMORFOSIS QUE SUFRE TODO SER VIVIENTE INEXORABLEMENTE, EXCELENTE
1 SALUDOS AMIGO BERNAL

Siddey Machado Cruz dijo...

La “Vida” vs una moneda; planteada así Bernal me resulta demasiado interesante! DICHA y pena! En ese orden, porque así la prefiero! A veces tan cercanos esos estados como las caras de la moneda misma! Procuro prolongar la dicha de todas maneras; y hasta donde puedo evitar a toda costa la pena; y si nó; por lo menos hacerla más llevadera; o se transforma ella o me transformo yo; pero no podemos convivir mucho tiempo juntas, a reinventarse, a reinventarnos, porque el condenado tiempo no perdona, de igual manera que las penas no te suman años de existencia; entonces a superarlas, para avanzar, ir quemando etapas, sin que nos quemen ellas antes! Dichosamente así despejaremos el alma, disiparemos las sombras, borraremos días oscuros… Con velas o con alas, o con ambas… no habrá pena que valga! Me gustó y mucho!

salvadorpliego dijo...

Los dos lados de la vida. Uno nos golpea, el otro nos alegra.
Buen cierre el de tus versos.
Gracias por compartirlos.

Alba Myriam Sanchez Cuadra dijo...

Que versos mas bellos. felicidades!!

Anónimo dijo...

Precioso poema