jueves, 4 de agosto de 2011

El adicto

EL ADICTO

I
Ella me ha convertido en un adicto de sus besos, 
Cada vez que me da uno quiero otro más.
Es tan fuerte mi adicción,
Que haría cualquier cosa por ellos.

II
Me he encerrado en mi cuarto,
Por el ardor de este deseo.
Y apagando la luz de esta habitación,
Me muerdo los labios hasta sangrar.

III
¡Oh Dios! Líbrame, ya no puedo más,
¡Que no vez que me muero!
Que mi alma, cuando no los tiene enloquece.
Le he dado a ella mi vida, ¡Ya no tengo más que dar!

Bernal Vargas

3 comentarios:

Siddey Machado Cruz dijo...

Sí efectivamente está listo! en tico diríamos frito! se encuentra el protagonista ante unos deseos inmensos, incontrolados, que le consumen sus pensamientos y comportamientos ! requiere con urgencia conseguir esa sensación o efecto deseado! por medio de los besos de su amada! Y ya ve por más que afiló las garras! existe dependencia de los besos de su fiera! Qué bueno Bernal!... muy real aunque desgarrador! basta tan solo en sustituir el sustantivo BESOS por cualquier otro que indique sustancia, actividad o relación! en que predominen esos impulsos irreprimibles, esa es dependencia severa, extrema!... a punto de cuidados intensivos!...calma, respire, todo va a estar bien!

Maria Eugenia dijo...

Tanto amor en tus palabras, tantos deseos por ella, que no puedes aguantarte darle un beso aunque sea estando solo..... Me encantó!

JAIRO JAVIER dijo...

SÓLO UN HOMBRE APASIONADO LOGRA ESA COMPULSIÓN DE AMOR Y CARICIAS DESEADA BELLO POEMA