lunes, 11 de julio de 2011

Viejo burdel

VIEJO BURDEL

I
De sangre, amor y carne,
Te vestiste la otra tarde.
Me apretujaste los sentidos,
Y me llenaste de suspiros rojos.

II
Recorrí la perra noche entera,
Las azules calles, para verte.
Me escondía en las equinas,
Me disfrazaba de duende.

III
Mientras mis ojos aprendían de memoria,
Tu contornada figura de lava ardiente.
Que se dibujaba lujuriosa en tu ceñida falda,
Y danzaba en tus zapatos rojos de tacón alto.

IV
Seguí el bamboleo de tus caderas,
Olas de orgásmico mar tropical.
Y me fueron llevando inexorablemente,
Hasta aquel viejo y divino burdel.

Bernal Vargas


3 comentarios:

Siddey Machado Cruz dijo...

No hay duda que usted señor poeta ha sido inspirado por una sensación arrobadora, intimamente relacionada con la pasión amorosa. Qué manera de expresar sus sentimientos! Qué forma tan particular de recrear y transmitir escenas mencionadas, escuchadas y hasta muy comentadas, pero para quien opina desconocidas. Ensoñación o nó! no importa, ha logrado transmitirme esa escena intacta!Se expresa concisamente con agudeza e ingenio! Descripción admirable! No pude evitarlo,y emití mi comentario! con su permiso! Felicidades Bernal!

Bernal Vargas dijo...

Gracias Siddey por tu acertado comentario,te cuento que has hecho una incursión a la esencia misma de este poema, inevitablemente humano, donde afloran las pasiones y se inflaman las emociones, por la seducción de una mujer.

JAIRO JAVIER dijo...

Recorrí la perra noche entera,
Las azules calles, para verte.
Me escondía en las equinas,
Me disfrazaba de duende.
ESTO ES HERMOSO POETA , YO TAMBIÉN HE SENTIDO ETÁ PASIÓN POR UNA MUJER DE ESTAS . ES ALGO MARAVILLOSO POETA SOLO SI CAER EN LA ATADURA DEL DESEO ,BUENA EXPERIENCISA POETA SALUDOS